“No se aceptan devoluciones” poniendo los pies en la tierra

Té del día: Té de menta

El viernes pasado mi madre me hizo saber que existía una película de Eugenio Derbez en el cine y quería que la acompañara a verla. Un cflashback de haber visto algún poster de algo con su cara alguna vez me vino a la cabeza, y aunque no me emocionaba tanto la idea, tampoco me disgustaba así que fui. Tal fue mi sorpresa al enterarme que era el día del estreno y la sala estaba totalmente llena, tuvimos que esperar una hora para otra función en los últimos asientos del frente.

Así que desde la primera fila, literalmente, vi la película. No tenía expectativas altas, sabiendo que se trataba de una comedia y además una de Eugenio Derbez, esperaba sin duda algo así como un largo sketch de sus clásicos. Esto tampoco se me hacía tan mal, iba a relajarme no a analizarla. Mi primera impresión era que no estaba tan mal hecha, de hecho estaba decente. Claro, tenia plot holes, un CGI malísimo para simular Estados Unidos y de vez en cuando algunos de sus clásicos chistes insertados por aquí y por allá.

Nadie me culpa por tenerle prejuicios de comedia a este señor.

Pero además de eso, hubo unas cuantas cosas que me sorprendieron mucho, durante y después de la película, para bien y para mal.  Y les contaré de ellas. La primera fue que la película tenía una historia masómenos coherente que de hecho tenía plot twists (giros de historia) y en la que los personajes se desarrollaban incluyendo a Derbez.Es decir, no era tan tonta como creí que lo sería. Básicamente trata de un sujeto llamado Valentín Bravo (Derbez) quien vive en Acapulco y se dedica a conquistar turistas.

Una de ellas, una gringa, después de haber tenido una aventura con él e irse, regresa con una bebé y se la deja sin decir mucho, tan sólo que es hija de él, abandonándola a la merced del hombre que no quiere tener nada que ver. Valentín trata de regresar a la niña a Estados Unidos, consiguiéndose un trabajo como Stunt (doble de riesgo) en Hollywood y al no poder encontrar a la madre, se queda a vivir allí con la niña, Maggie. (No haré ningún comentario sobre la coincidencia de nombres…)

En fin, no es una situación muy factible, no son cosas que le pasarían a cualquiera pero son creíbles dentro del pequeño universo de la película, lo que es suficiente para una historia. Tampoco llegan a explicar cómo o de qué vivía Valentín en México, pero tenía un apartamento de soltero bastante lujoso (o tal vez sí lo explicaron pero me dio flojera y no entendí) y hay una que otra aparición popular bastante tonta, pero que no saca de onda tratándose de Derbéz (Fucking Lola la Trailera).

Pero mi punto es: la película NO trata de gente pobre, no habla del narcotráfico, de corrupción, del gobierno, de fresitas de México, y también acepta sin mucha polémica cosas como homosexualidad e inmigración.

No hay racismo, no está plagado de actores famosos, no hay escenas de sexo explícito innecesario, y no hablan con groserías cada 2 frases. Es decir, no es para nada la película mexicana que ya nos sabemos de memoria. No estoy diciendo que es la mejor película de la historia, pero al fin pude ver en pantalla algo hecho por mexicanos que sea más relax y light. ¡Genial!

Chistes de pijamas son aceptables en mi mundo.

La siguiente cosa que me sorprendió y agradó fue la actuación de la niña (Loreto Peralta) ¿Por qué? ¡Porque fue buena! Una niña actriz mexicana (medio gringa o no sé) que actúa BIEN. ¡Ja! En tu cara CEA.

Quizá no lo sepan pero los niños actores no suelen ser buenos ni fáciles para trabajar con ellos, y a pesar de que hay buenos actores en México, siempre tenemos que ver incluso en las películas a los mismos malos y sobreactuados. Fue refrescante ver una cara nueva que además tuviera talento.

Y justo por eso creo que hubiera sido interesante que Derbez no hubiera salido en la película, aún si tuviera que quitar sus chistes bien conocidos. Habría sido interesante ver la situación planteada con otro actor, aunque claro es justo él quien jaló a tanta gente al cine desde un principio, creo yo.

Entonces ¿Es una buena película? Meh, es una película dominguera, agradable para pasar un rato, algo diferente, y divertida, que no le pide nada a las Romcoms gringas. ¿Es una merecedora de Óscar? Pues… espera, ¿Qué? Detén tus caballos, ¿por qué la pregunta? Pues porque así lo cree Eugenio Derbez.

Creo que le tiene mucho cariño a su bebé (película), dice que le tienen prejuicio por ser un conocido comediante e hizo berrinche porque la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematografías lo ignoró para la nominación.

A esto iba con mi título del post. ¡No es para tanto! Estás haciendo una comedia light, aún con el gran éxito que tuvo en taquilla, (¡31 millones el día del estreno!) eso no significa que vaya para un premio de ese tipo. Tampoco hay que irse a las nubes y hay que poner los pies en la tierra tantito, no es una película de Óscar ni mucho menos.

Bueno esa fue mi review, y si te hace sentir mejor Eugenio, ya nadie cree en esos premios de todos modos. Les dejo el trailer, si es que no la han visto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s