Después del FICM: We are what we are y los hipsters cuarentones

La segunda película que vi fue convenientemente algo tarde en la noche, y digo conveniente porque se trata de algo más de horror. Y aún cuando no hay mucho diálogo ni movimiento, no me aburrió ni me hizo quedarme dormida aún con lo cansada que estaba.

Se trata de We are what we are, el remake de la película mexicana Somos lo que hay. No he visto la mexicana, así que no puedo compararlas pero puedo hablarles un poco de esta nueva.

“Y que no salga ningún dedo en la sopa, amén”

Review sin spoilers:

La historia se desarrolla en un pueblito de Estados Unidos. Al principio, la madre de una familia tiene un ataque durante una tormenta, y termina ahogandose en un enorme charco.

El padre, junto con las dos hijas mayores y el hijo más pequeño tienen que seguir con su vida sin ella, pero se trata de una familia religiosamente extraña, pues tienen la costumbre de cada año, en el “día de los corderos” (day of the lambs) como parte del ritual comerse un guisado de persona.

Sip, canibalismo. Pero no sólo eso, sino que además la madre era quien se encargaba de matar, descuartizar y cocinar a la víctima que el padre “cazaba”. Siendo que ella ya no está, es turno de la hija mayor hacerse cargo de esa tarea que además está a días de tener que cumplirse.

Esta película está bastante bien lograda, los colores son todos muy opacos, el ambiente pesado y los actores muy buenos.  Las protagonistas son las niñas y su lucha interna y externa con la tradición familiar.

Algo un poco trillado fue el clásico doctor que durante la película se va dando cuenta de lo que está sucediendo investigando y sin decirle a nadie, tratando de resolverlo él mismo. No pude evitar recordar al sujeto que muere de un hachazo a los pocos segundos de entrar al hotel de “El resplandor” (no es spoiler, lo juro). Esos personajes siempre me dan mucha risa, y creo que no es la intención.

En fin, me pareció una interesante historia, con un paso lento pero con momentos bastante fuertes y pesados que son sobre llevables , justo por su ritmo.

Me sucedió que saliendo de esta película me encontré entre una multitud de hipsters. Pero no eran los hipsters que acostumbraba ver, oh no, eran señoras que podrían ser mis madres. Fumando y usando ropa que ni yo usaría. Hablando de planos y ángulos con un fuerte acento chilango. ¿Crisis de la mediana edad much?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s