Frozen, la reivindicación de Disney

Ya sé que llegué tarde a la fiesta, Frozen la nueva película animada de Disney salió desde finales de Noviembre pero no había tenido la oportunidad hasta ahora de verla. Y aunque había escuchado que era buena y había tenido reseñas favorables, debo decir que salí fascinada, después de mucho tiempo de decepciones de Disney, de esta película.

El hecho de que estudio Animación ha sido mi excusa los últimos años para sentarme en una sala llena de niños y padres a ver películas infantiles.

Me han dicho que las juzgo muy seriamente porque “son para niños.” Pero yo soy de la opinión que “infantil” no debe ir de la mano de “mala” o “aburrida” y sobre todo viniendo de los estudios más importantes y dominantes del medio.

Y por eso lo de las decepciones. Sabemos que Disney ha tenido muchos dedos señalando acusadoramente por crear un imperio de Princesas que no sólo es su mercancía más vendida sino que además es un ejemplo para muchas niñas del mundo y al que se cuestiona lo que les está enseñando.

Desde sus viejas películas con lecciones de esperar a que llegue su príncipe, hasta hacerlas más delgadas y bonitas para vender más.

Aún así, han tratado de calmar las aguas y decir “¡hey! ¿quieren historias picaronas como de Dreamworks?” Pues ahí tienen con Rapunzel de Enredados y “¡hey! nosotros también somos progresistas, feministas y todo eso” con Tiana de la Princesa y el Sapo, y más recientemente con Brave, la película que rompió mi corazón (después les hablaré de eso)

En fin, aunque Frozen agrega dos princesas más a su franquicia, esta vez estoy complacida. Es una película que trata pero no demasiado, me atrevería a decir que es “La Sirenita” de esta década, y es válido siendo que también está basada en una historia de Hans Christian Andersen, The Snow Queen (La Reina de las Nieves)

Pero además de eso, la historia toca temas como el amor entre hermanas, cuestiona su mismo establecimiento del “amor verdadero” y regresa el clásico de Disney “sé tu mismo.”

Las protagonistas tienen poderes y hacen las cosas ellas mismas, con ayuda de personajes masculinos sí, pero que no son quienes las rescatan en primer lugar.

Sí, tiene cosas que hemos visto antes en sus películas como el personaje gracioso que a todos les gusta, Olaf el muñeco de nieve, los padres que mueren (a los huérfanos siempre les pasan las cosas más emocionantes), las canciones estilo musical, (que personalmente yo extrañaba aunque mi madre siempre ha dicho que odia que canten en las películas).

Y otras cosas, pero ¿Saben? Justo esas cosas unidas a personajes creíbles, una animación muy buena y una historia que los niños van a recordar como yo de niña recordé al Rey León o la Bella y la Bestia, esas cosas son las que hacen una película de Disney que hace que vendan e influyan tanto a través de los años.

¡Ah! y además el corto del principio es de los mejores que he visto en mi vida y es el primero en ser dirigido en su totalidad por una mujer. Me hace recordar por qué amo la animación.

Anuncios

Un comentario en “Frozen, la reivindicación de Disney

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s