Se suicidaron mis ganas de leer

girl-reading1Quienes me conocen desde hace años saben que siempre he leído, que si tengo un libro entre las manos o abierto en cualquier gadget que me lo permita no les voy a escuchar. Hubo algún tiempo en el que de niña mi madre escondía los libros en los burós y closets para alejarlos de mi, tenia un serio problema.

Con los años intente superarlo, fracase.   Pero un día a inicios de este año estaba ahí tirada en mi cama con un libro de mi autor favorito abierto  en el iPod, iba casi a la mitad y algo me hizo pararme ¿qué? no lo recuerdo. Cerré la aplicación y no volví a abrirla, hoy no puedo volver a hacerlo mi iPod ha muerto.

¿Es ese el motivo por el que se suicidaron mis ganas de leer? No, el tiempo que paso de ese día al momento en que mi iPod dio su última carga fue mas de un mes y aparte hay muchas otros aparatos en mi casa en los cuales puedo sentarme y abrir un libro, simplemente si hubiera querido podría haber ido a alguna librería y comprar alguno  o ya estando podría asaltar la biblioteca de la escuela de mi madre.

Pero no lo hice, no lo he hecho, no quiero hacerlo.

Tal vez influya mucho el hecho de que ya no puedo decir que un libro me fastidio o me pareció malo sin que una horda de fans salidas de debajo de las piedras venga y me quiera linchar, aunque eso siempre ha sido divertido; si lo medito un poco pienso que se debe más a que todos los libros nuevos con su aroma asqueroso a hojas recién impresas me parecen el mismo.

Porque la mayoría son un cumulo de clichés absurdos, otros me recuerdan libros viejos de hojas amarillas que leí durante mi infancia y no puedo quitarme de la mente el “esto ya lo leí antes”. Comentándolo con mi madre que lee la mayoría de las veces los mismos libros que yo, me da la razón: se reciclan historias y situaciones. Pero hasta en el reciclado existen niveles.

También los libros viejos los fui dejando poco a poco, más que nada porque era ya un poco difícil conseguirlos. Pero siempre serán mis favoritos por baratos y originales, pero poco caso tenia reseñarlos difícilmente podrían conseguirlos ahora; suelo comprarlos en remates, mercadillos y con señores en las esquinas.

Es así como creo que se me fueron suicidando las ganas de leer, no digo que nunca más leeré un libro eso nadie se lo cree; simplemente los dejaré aparcados por ahí en lo que llegue uno que me robe todo y me absorba de nuevo. Pero reseñas por hacer me quedan muchas, que van lentas pero seguras.

Con el paso de estos meses me he dado cuenta de que leer ocupaba gran parte de mi día, me quedan horas en blanco y sin hacer nada; así que comencé a jugar videojuegos  mis intentos de jugar Pokemon están narrados en dos crónicas (Parte I y Parte II) . No me fue tan mal, ni tan bien como esperaba. Ahora juego Diablo III: Reaper of Souls y se ha robado mi alma. Literal.

Tiene una historia muy parecida a las que solía leer y me he enamorado. Pero eso ya se los contaré donde toca… allá en el otro blog.

Anuncios

4 comentarios en “Se suicidaron mis ganas de leer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s