Noches de Animación : Fuera de lo mainstream

Hace poco escribí en una carta para aplicar a una empresa (aun espero respuesta, crucen los dedos) que “La única diferencia entre los animadores y los niños es que los animadores tienen paciencia.” Y es que es verdad, para ser animador es necesario no sólo saber dibujar muy bien o saber usar uno u otro software de 3D, sino estar constantemente contando historias, ver movimiento en cosas que no se mueven, imaginar y volverse loco, actuar como animales y extraños personajes, hacer caras chistosas, y saber esperar muuuuucho.

Tristemente, en la industria del cine la animación es “relegada” a cosa para niños. Lo cual no necesariamente es malo porque todos sabemos que muchas de las mejores cosas están hechas para niños (ej: comidas infantiles, ropa, libros, etc. O al menos eso creo yo) y ser niño no necesariamente significar ser estúpido y no poder interpretar historias profundas, maneras de contar diferentes y temas complicados. Pero difícilmente vemos esto en la animación mainstream, léase Disney, Pixar, Dreamworks blah blah. No lo tomen a mal, claro que también crecí con ellos, claro que diría que sí inmediatamente si contestan a mi aplicación para internship (cruza los dedos más) y claro que muchas de sus películas han trascendido históricamente tanto en el mundo de la animación como en el cine. Pero si he aprendido algo en mi maestría en animación (sí, eso existe) es que haya afuera, hay más. Mucho más. Animaciones para adultos que van mucho mas allá que los Simpsons. Experimentación, belleza, experiencias sensoriales, y en pocas palabras Arte.

Y he visto tantos cortometrajes tan increíbles que se siente algo egoísta no compartirlos. Por eso, de ahora en adelante al menos una vez a la semana espero compartir con ustedes algunas de las cosas que hay fuera de lo que conocen que puede les saquen una buena impresión o dos.

El día de hoy les comparto tres animaciones algo abstractas pero aun con historia.

La primera se llama “Goodbye Rabbit, hop hop”.

Esta animación fue parte de una residencia del artista, Caleb Wood, en Japón. Es visualmente muy rica y emocionante, aunque una historia sencilla, a veces solo quieres ver a un conejito saltar por la ciudad en colores extraños y hermosos dibujos a lápiz.

“An object at rest” es una historia mucho más cinemática que sigue la vida de una roca a través de millones de años pasando por lo que el planeta y el ser humano la hacen pasar, cuando ésta sólo quiere dormir. Esta animación fue mi favorita en la noche de awards de New York’s International Children’s Film Festival

Y para terminar con algo de Stop Motion, esto es Stanley de Suzie Templeton. Aunque no es una animación tan reciente, Suzie suele ser muy sombría pero su animación es muy efectiva y en lo personal me encanta.

¿Qué opinan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s