Un cuarto propio, Virginia Woolf | Reseña

Virginia Woolf dijo que para que una mujer pudiera escribir necesitaba un cuarto propio e independencia económica. Dijo que no le extrañaba que las mujeres hubieran escrito tan poco y que la literatura hubiera estado dominada por el género masculino si a las mujeres hasta hacía poco tiempo, se les negaba la educación y se les preparaba exclusivamente para el matrimonio. Lo estudia con el hipotético caso de una hermana de William Shakespeare que tuviera su mismo genio, pero que, sin embargo, no pudiera explotarlo porque a ella no la mandaban a estudiar o le procuraban libros. Y, si nos fijamos en el razonamiento de Virginia Woolf, es cierto: las mujeres que, antes del siglo XVIII o XIX que fueron escritoras, lo fueron a pesar de su condición. Eran excepciones, más que la regla; no les animaba a escribir o perseguir las artes. En México tenemos el claro ejemplo de Sor Juana Inés de la Cruz, que se rumora que escogió el convento para poder escribir en comodidad y que aun así tuvo que enfrentar múltiples dificultades por aquello que escribió.

Un cuarto propio, en su época, estuvo dirigido a universitarias aspirantes a ser escritoras. En aquella época, darle una educación universitaria a una mujer todavía no era era algo que fuera considerado primordial (¿para qué, si la carrera que era considerada la mejor para la mujer era el matrimonio?) y eso se nota por la forma en la que habla de los fondos que se pudieron recaudar para la universidad femenina y lo imposible que resultó proveer a las jóvenes con cuartos propios donde pudieran sentarse a escribir sin interrupciones. De esa clase era, pues, el público al que Virginia Woolf se estaba dirigiendo con este libro.

frase

Después de lo que podría parecer una enredada introducción (aunque Woolf se las arregla para sacar múltiples ramitas de un solo tallo y luego volverlas a unir para acercarse a una conclusión), hay un repaso de todo lo que las mujeres habían escrito hasta ese momento. Quizá si hoy día voltean a su alrededor en una librería o en una biblioteca, no les parezca que las mujeres han escrito poco, pero no cabe duda de que los hombres han dominado la literatura por mucho tiempo. Basta sólo con recorrer las lecturas de los temarios de las múltiples carreras de letras en el mundo. Woolf hace un gran paréntesis para hablar de Jane Austen y de Emily Brontë (mi favorita personal) que, para ella, son las primeras en escribir «como mujeres» y además sin ninguna clase de resentimiento hacia los hombres (en general) o hacia su condición.

Finalmente, Woolf habla de un libro más contemporáneo para ella (del que yo no he oído hablar jamás) y resalta una frase en particular, en la que una mujer declara que le gusta otra y hace la comparación con Antonio y Cleopatra diciendo: «¡Qué diferente hubiera sido si a Cleopatra le hubiera gustado Octavia!» Desde la época de Woolf se veía que las mujeres generalmente eran retratadas como rivales (¿de qué? ¿por qué? ¿por el marido?) y rara vez se apreciaban las poderosas relaciones de amistad entre dos mujeres. Al final, concluye, que, con un cuarto propio y quinientas libras (o sea, un poco de independencia) la escritora de aquel libro podría escribir algo más.

un cuarto propio

Woolf concluye finalmente que sí: las mujeres han hecho muy poca cosa en realidad porque no tienen los medios. Antes no tenían la educación o la libertad. Pero eso ha ido cambiando. Ella dice que espera que, cien años después de ese libro, las mujeres ya no sean consideradas el sexo débil. Han pasado bastantes años desde que se publicó Un cuarto propio y quizá ya no es tan obvio, pero las mujeres siguen estando en desventaja. Las cosas van cambiando, sí, pero quizá no con la rapidez con la que nos gustaría o desearíamos. Al menos, hoy ya muchas cuentan con un cuarto propio y medios para poder subsistir escribiendo.

El pasado 4 de junio estuve en un Hangout en directo en el canar de Sputnik para hablar de este libro con varias booktubers y hay variedad de opiniones, así que aquí les dejo el video por si les interesa saber más cosas del libro.

Anuncios

Un comentario en “Un cuarto propio, Virginia Woolf | Reseña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s