Música y machismo (vol. 1)

Soy pesada con esto del machismo, ¿no? Bueno, no me conocen ni remotamente, soy tan pesada que tengo un amigo que me dice que evite matar a alguien cuando en clase alguien dice algo estúpido. Esta entrada es más o menos el resultado de mi intensidad, de la frase «¡pero es que para ustedes todo es machistaaaa!» y mi hartazgo a que, cuando se habla del machismo en la música, la mayoría de las veces sólo se menciona el reggeaton y la banda o los corridos, mientras dejando salir su clasismo dejando en claro que ellos no oirían eso jamás (porque tienen más clase). Bueno, pequeños saltamontes, aunque ustedes nunca oigan esos géneros musicales, sí que oyen música machista, me apuesto un brazo. ¿Y saben por qué? Porque casi todo lo es. Bienvenidos a la sección en este blog en el que Andrea les arruina cosas.

Vamos a empezar por la trova porque llevo mucho tiempo queriendo hacer esta canción pedazos y analizarla desde una perspectiva de género. Así que quede esto claro: yo no vengo a hablar de música, de si está bien o mal escrita o de nada de eso porque de música sé absolutamente nada. Yo vengo a hablar de la letra de la canción con algo llamado perspectiva de género.

Ten miedo de mí de Fernando Delgadillo

Les presento la canción. Se llama Ten miedo de mí, la pueden buscar en yuotube y maravillarse por como la canta Fernando Delgadillo. No les voy a poner el video porque no me interesa darle visitas a ningún video con esta canción. Especialmente porque alguna vez me gustó y ahora corro horrorizada ante la perspectiva de oírla; más aún si alguien se atreve a decirme que es una canción romántica. ¿Empezamos? La voy a ir partiendo a pedazos, como me convenga o salga de los bajos fondos, para ir comentando el asunto.

delgadillo

Hoy que llevo en la boca el sabor a vencido,
procura tener a la mano un amigo que cuide tu frente y tu voz
y que cuide de ti, y para ti tus vestidos
y a tus pensamientos mantenlos atentos y a mano tu amigo.

El «sabor a vencido» en la boca es el rechazo. O sea, a este hombre lo ha rechazo una mujer (porque menciona vestidos y porque todo en este mundo esta regido por la heteronorma) y en vez de aceptar el rechazo como persona normal, común y corriente, ha decidido advertirle a ella que más le vale tener a la mano un amigo. Amigo con o al final. O sea, un hombre (que, como dice «amigo» nada más, asumiremos que no tiene ninguna relación romántica con ella). ¿Por qué debe ella tener a la mano un amigo? Bueno, podemos deducir varias cosas:

i) Porque este güiri se tomó muy mal el rechazo, creía que ella debía caer rendida a sus pies y ahora planea lastimarla o hacerle daño. (¿Qué la Friendzone no les enseñó nada sobre su machismo? Las mujeres no estamos obligadas a salir con nadie, ni siquiera si son amables).

dishonor on your cow.gif

ii) Porque ella es mujer y, considerada el sexo débil, no es capaz de cuidarse sola. Necesita a a un hombre macho que la protega. Iugh. ¿Saben que se hace ante la violencia machista? Autodefensa feminista.

La importancia de verte morderte los labios de preocupación
es hoy tan necesaria como verte siempre
como andar siguiéndote con la cabeza en la imaginación

Uy. No sé por donde empezar. No sé si le pone a este hombre que ella se muerda los labios de preocupación ante la perspectiva de una «venganza» de macho rechazado o herido o que la sigue con su cabeza en la imaginación. Es un acosador. Quiere hacerle daño y además lo disfruta, le parece importante que ella esté preocupada y además fantasea con ella. Acosador de mierda, eso es lo que es.

porque sabes, y si no lo sabes, no importa,
yo sé lo que siento, yo sé lo que cortan después unos labios
esos labios rojos y afilados
y estos puños que tiemblan de rabia cuando estas contenta
que tiemblan de muerte si alguien se te acercara a ti.

Ehm. Uhm. Ohm. Ehm. Sí, él sabe lo que siente. El siente que como él la «quiere» (¿querer implica ese nivel enfermizo?) y que, como ella lo rechazó, pues ahora necesita vengarse o advertirle que tenga a la mano un amigo. Además, reconoce que le tiemblan los puños de rabia cuando alguien se acerca a ella, o sea que siente celos y que ella es suya. Hagamos unas cuantas aclaraciones.

i) Los celos nunca son buenos. La idea de que si no hay celos no hay amor nos la vendió una idea del amor romántico muy enferma que alimentan la posesividad y nos dicen que podemos considerar a la otra persona como «nuestra». Y, hablando de posesividad…

ii) Citando a la gran Audrey Hephburn en Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany’s) ningún ser humano le pertenece a otro. La posesividad es otra idea que nos vendió el amor romántico y que es enfermiza. Por esa idea de que tu pareja es tuya, se alimentan los celos y hombres asesinan a sus parejas tras creer que la mujer es suya, les pertenece.

people dont belong to people

Hoy procura que aquella ventana que mira a la calle en tu cuarto
se tenga cerrada, porque no vaya a ser yo el viento de la noche

Hola. Soy un acosador y estoy amenazando con irrumpir en tu casa de manera ilegal en medio de la noche, pero me estoy tomando la molestia de decirte que cuides que la ventana esté cerrada. Así suena, ¿cachan? Y según este cabrón la quiere o siente algo por ella. Si a alguien se le ocurre decir que esta canción es aunque sea un poco romántico, deben saber que este tipo de acoso no tiene ni tantito de romántico. Ni hoy, ni ayer, ni nunca. En realidad, da miedo. Yo no sé que intenciones tenía Delgadillo con esta canción, pero a mí me da miedo y no siento que este concientizando de nada, más bien, le está dejando la responsabilidad a la mujer, porque ese «Ten miedo de mí» suena a que si algo pasa, la culpa será de ella, porque no tuvo «suficiente miedo» o suficiente cuidado o no tuvo un amigo a la mano (porque mis huevos, una mujer no se puede defender porque lo dice Fernando Delgadillo en su canción).

Korra and asami

y te mire y recorra la piel con mi aliento
y hasta te acaricie y te deje dormir
y me meta en tu pecho y me vuelva a salir
y respires de mí…

Podría hablar con lujo de detalles de eso que esta arriba, pero dejaré que las palabras caigan con su propio peso. El estúpido acosador no está enfermo, ¡es un hijo sano del patriarcado! Por supuesto que cree que tiene el poder de hacer eso con una mujer que lo rechazó.

O me vuelva una estrella y te estreche en mis rayos
y todo por no hacerme un poco de caso
ten miedo de mayo
y ten miedo de mí

Todo por no hacerme un poco de caso. Cachen el peso de esas palabras. Todo por no hacerme un poco de caso. O sea que le está dando la chingada solución al problema que se traen entre manos en el que ella se preocupa, porque él, todo un macho hecho y derecho, la está amenazando con que «algo» podría pasar: ella le debería haber hecho aunque fuera un poco de caso. Este querido hijo sano del patriarcado cree que todas las mujeres en las que se interesa deberían prestarle atención, es su obligación. . Pero oigan, le está diciendo que le tenga miedo, así que le está advirtiendo. Que gran favor.

Porque no vaya a ser que cansado de verte
me meta en tus brazos para poseerte y te arranque las ropas
y te bese los pies
y te llame mi diosa

Que cantidad de eufemismos: ya, a la verga, díganle con todas las palabras a lo que están describiendo. No vaya a ser que cansado de verla el pendejo macho vaya la viole. Y la va a violar porque ella no le hizo caso y lo rechazó. ¿Y luego se quejan de que la masculinidad está frágil en estos días? Bueno, ya está, tenemos a un violador cantándole una canción a la mujer a la que está pensando en violar advirtiéndole que si no le tiene miedo y toma precauciones la va a violar. (Y claro, si la viola, va a ser su culpa, porque no tomó las suficientes precauciones y seguimos perpetuando eso de culpar a la víctima. ¡Todo bien, patriarcado, nadie te está cuestionando!

fuck you fuck you

Ya, antes de que me de un aneurisma mental o algo peor, vamos con el final de la canción, que no tiene ni madre, ni abuela, ni bisabuela…

y no pueda mirarte de frente
y te diga llorando después:
por favor tenme miedo
tiembla mucho de miedo mujer
porque no puede ser…

No te puedo violar, pero como yo no puedo hacerme responsable por mis impulsos porque soy un hijo de la chingada, hazme el favor de agarrar tú toda la responsabilidad. Tantita cabrona madre, chavos. Pues esta fue la canción de Fernando Delgadillo, una trova que canta un violador a una mujer que es una posible víctima. ¿Y qué pasó después? ¿La violó? ¿Lo denunció? ¿El Estado hizo algo o le valió madres?

¿Creían que ya los iba a dejar libres después de esta canción? ¡Pues no!

Tu reputación de Ricardo Arjona

Arjona es el gran poeta del siglo XX (nope), una mente incomprendida (nope) y realmente, esta canción es una obra de arte que debe pasar a la historia (nope). Entonces, aquí va, para todas las reputas, este análisis con perspectiva de género lleno de mentadas de madre de una de las grandes (nope) obras (nope) del siglo XX (nope): Tu reputación, de Arjona.

arjona

Tu reputación son las primeras seis letras de esa palabra
Llevarte a la cama era mas facil que respirar
Tu teléfono es de total dominio popular
Y tu colchón tiene mas huellas
Que una playa en pleno verano
Has hecho el amor mas veces que mi abuela
Y aun no acabas ni la escuela

Tengo muchas dudas de esta primera parte, además de que me sorprende que considere que decirle reputa a una mujer es algo aceptable al conquistarla. O sea, según el juicio de sus bajos fondos, ella no es sólo puta (¿cómo calificas a una? Es una trampa, si no han hecho el amor, vírgenes; si sí, putas, it’s a trap!), sino reputa. En fin, vamos a las dudas.

i) ¿Cómo sabe cuántas veces ha hecho el amor su abuela? Es una duda seria, aunque poco tenga que ver con la entrada. ¡¡Necesito saber cómo lo sabe!!

wat

ii) ¿Cómo se lleva a alguien a la cama más fácil que respirar? Duda serie también. Pero también y hasta más importante: ¿por qué habría que juzgar a alguien por las veces tiene sexo? Si así fuera, ¿cuántas para ser puta?, ¿y cuántas para reputa? ¿O no hay ningún estándar internacional para eso?

iii) Ese «llevarte a la cama es más fácil que respirar» implica que él sabe cómo es tener sexo con ella, pero luego dice que ella no ha acabado la escuela. ¿No será que está cometiendo estupro acostándose con una menor de edad? Yo sólo pregunto. Porque además le está diciendo reputa, eh, yo con uno que me diga así no voy ni a la esquina.

Y aun sabiendo que no eres el mejor partido
Dime quien puede contra Cupido
Y si es que yo no he sido un monje
Porque voy a exigirte que seas santa

Arjona dice una cosa con sentido: ¡no puede exigirle que sea santa! Pero… hay un pero… sólo porque él no ha sido monje. Así que si lo hubiera sido, ella tendría que haber sido una santa también, ¿no? ¡Que no juzguen a las mujeres por cuantas veces hemos tenido o no tenido sexo, eso no nos define, carajo chingada madre! No tengo más comentarios sobre esto, realmente es sólo Arjona haciendo slut-shaming, pasemos a las siguientes líneas.

Si el pasado te enseño a besar así
Bendito sea el que estuvo antes de mí
No es dama la que se abstiene
Dama es la que se detiene cuando encuentra
Lo que tu encontraste aquí

Dama es la que hace lo que se le da la puta gana. Una pequeña aclaración por si estaban pensando otra cosa. Luego, bueno, tenemos un poco más de slut-shaming porque obvio, dama es la que se detiene (¿volverse santa o que pendejada?) cuando se encuentra con un so-called chingón como este que la quiere.

500 hundred done

Si el pasado te enseño a tocarme asi
Benditos los que estuvieron antes de mi
Si otros han sido tu escuela
Yo sere tu graduación
Cuando incluyas en la cama al corazón

Sin comentarios. Zin khomentarioz. Mejor me voy para abajo, porque es una repetición de más de lo mismo de arriba.

Dicen por ahí
Que tu terrible fama de ligera
Ha venido a pintarme un par de cuernos
en la mollera

¡Ya no oigas lo que digan las calles! ¡Mejor deja de llamarle puta y reputa a tu novia, chico, por ahí se empieza! A la mejor es que Arjona está convencido de que así hay que decirles a las mujeres que deciden vivir su sexualidad libremente y sin ataduras. Arregla tus problemas de pareja y empieza a respetarla. Deja de hacerle slut-shaming, empieza por ti, luego preguntas por los cuernos, que te veo más preocupado por tu dignidad que por tratar como ser humano decente a la novia.

Que tengo que sacarte del barrio y del pais
Si es que quiero darle a esta historia un final feliz
Si supieran la ternura immensa que hay en ti
Y todo lo que haces por mí
Sabrían que el camino andado antes de aquí
Era preparado para mi
Ven y abrázame sin miedos
Y dame un beso a la salud de los chismosos

Uy. Perdona, sí, te estaba diciendo reputa, ya, bueno, me voy a redimir. Y así nació esa estrofa. ¿Qué pasó después? ¿Habrá aceptado él que es un machista de mierda y se habrá desconstruido? ¿Habrá dejado, por fin, de decirle reputa? ¿O ella lo habrá dejado a cagar piñas porque se hartó de que la insultaran? Ahora sí, los dejo, que ya los torturé demasiado.

Y si les gustaban estás canciones: #SORRYNOTSORRY.

Anuncios

Un comentario en “Música y machismo (vol. 1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s