Los cinco argumentos favoritos de los machos en internet

Hoy me apetecía divertirme y, a la vez, recordarles que ser una mujer en internet es muy diferente a ser un hombre; por si fuera poco, ser una mujer en internet y asumirse feminista es peor. Porque tarde o temprano hay ataques de mahcos que se creen que te van a desmontar el feminismo en dos frases, con otros que aseguran que sólo quieren debatir mientras te sueltan toda su misoginia sin control. Para mí internet es una herramienta, la uso para escribir, para leer, para aprender, etcétera, etcétera, etcétera. Pero a la larga, los machos aparecen y, les juro, si hay algo que no me interesa en el mundo, es tener machos en mis redes. Ya tengo suficientes en la escuela y en otros ámbitos de mi vida, gracias. Así que mientras hablamos de sus argumentos favoritos para desmontarte el feminismo en una frase, hablemos un poquito del ciberacoso en internet, especialmente cuando se es feminista, antirracista, etcétera, etcétera.

«Ni machismo, ni feminismo yo soy…»

a-man-has-an-opinion-in-the-internet.jpg

Igualitarista, humanista, persona, etcétera. Las opciones son infinitas. Dejando de lado que el humanismo, el igualitarismo (¿?) y el feminismo no tienen nada que ver entre sí (algún día convenceré a mi esposa de que acaba la entrada sobre ello que estaba haciendo, lo juro), esa frase está tan choteada que cada que la veo me llevo las manos a la cabeza porque siento que estoy ante alguien que no se ha molestado ni leer la entrada de la Wikipedia sobre feminismo. Vamos: ni la RAE, cuya definición anda olas del feminismo desactualizada. Y si tiene acceso a internet, tiene acceso a Google y puede tipear feminismo y darle a buscar y leer la Wikipedia.

Yo no estoy para contarles, ni ustedes para escucharme, pero el trabajo de pedagogía consume mucha energía, sobre todo con quien no quiere escuchar. Yo hace mucho decidí que la pedagogía que hacía en feminismo con mis blogs estaba dirigida a mujeres que no estuvieran enteradas, porque a ellas si me interesa llegar de todas las maneras posibles, y a personas que quisieran escuchar. Yo no hago pedagogía en Facebook, yo no hago pedagogía en 140 caracteres en Twitter. Entonces cuando viene alguien «ni machismo, ni feminismo» ya no sé que hacer, además de llevarme las manos a la cabeza. Especialmente cuando son hombres.

«El documental/video que destroza el feminismo en “X” minutos»

i can't pocahontas

Me dan horror. Lo siento. Los he visto, si no todos, la mayoría. Están llenos de falacias que los hombres se creen. Y miren, yo no voy a culpar a la sociedad de que haya una falta de acceso a la educación y de que no sepan nada sobre falacias argumentativas, pero hay miles de artículos de miles de feministas desmintiendo punto por punto esos videos y haciendo fact-checks. Yo no soy ni una persona que va a hacer eso, ni voy a desmentirlos, ni voy a explicarles por qué está mal. Si acaso, paso links.

Porque yo digo o argumento X cosa sobre feminismo y me llegan al menos dos machos con un video de esos: se los juro, ya no los voy a ver. No estoy interesada en ver las mismas falacias una y otra vez porque no son interesantes: con una googleada, sentido común y un fact-check de cinco minutos encuentras más de tres errores en los argumentos. En fin, pero a los machos les encantan esas cosas, especialmente si quien supuestamente «destroza al feminismo» es una mujer porque les encanta tener «aliadas» en el mismo grupo al que están discriminando. Si acaso, lo que esas mujeres hacen es hacerle los mandados al Patriarcado y si acaso, me da tristeza. Si acaso.

«¡Pero las mujeres tienen privilegios!»

facepalm

¿Cuáles privilegios por ser mujer, apá? A los machos les encanta confundir los privilegios de una persona X por razones X, que no son, por supuesto, ser mujer, con los de todo un género. Sobre todo si una mujer está pregonando (y hay unas cuantas) que las mujeres tenemos privilegios. ¡¿CUÁLES?! ¡¿En qué mundo?! Si me dicen me mudo corriendo, hago las maletas ahorita. El problema es que la gente confunde, por ejemplo, los privilegios de ser clase media o clase alta con los de ser mujer, los privilegios de ser blanca o los privilegios de haber nacido en el primer mundo con los de ser mujer.

«Las mujeres ya pueden estudiar lo que quieran». Mentira, hay miles de mujeres pobres a las que les negaron el acceso a la educación para beneficiar a hermanos hombres. Mentira, hay miles de mujeres pobres que ni siquiera pudieron ver de lejos el acceso a la educación. Mentira, todavía hay familias que les niegan a sus hijas la oportunidad de estudiar una carrera vista socialmente como una carrera «de hombres». Que una mujer en específico, o en realidad, muchas, hayan podido escoger una carrera, no dice nada de las miles de mujeres invisibilizadas.

«Pero las mujeres entran gratis a los antros». Sí, porque las mujeres son el objeto de consumo y el consumo es masculino.

a ver que yo vea el machismo

«Pero las mujeres heterosexuales divorciadas se quedan por los hijos». Primero, porque socialmente, se cree que la mujer es la única encargada de criar a sus hijos, aun cuando es trabajo de dos. En los juicios de divorcio, pasa eso, por como esta vista la mujer socialmente. Y no me van a decir que se cumple siempre, porque están los hijos de Arturo Montiel, ex gobernador del Estado de México, que compró a todos los jueces que pudo y se los quitó a su ex esposa, Maude Versini (no me interesa ninguno de los dos, y realmente espero que sus hijos sean mejores personas que ambos, aunque no lo creo, pero bueno, ahí está el ejemplo de un hombre aprovechando todo su poder).

«Pero ya podemos votar». ¿Y? Faltan otras cosas, porque votar no lo es todo.

Entonces, sí, una mujer puede tener privilegios: ¡miles! Pero ninguno de esos llega por ser mujer, sino por la clase social, la familia donde le tocó vivir, el color de piel y otros muchos factores que no voy a mencionar para no hacer una biblia.

«¡Pero sólo quieren el feminismo para enseñar las tetas y eso está mal!»

1

No me jodas. ¿Culpabilizar a las mujeres por enseñar sus cuerpos? Eso está mal. También está mal querer destaparlas a huevo cuando no lo hacen, nota. Pero bueno. Las mujeres que quieren enseñar sus chichis las quieren enseñar y punto. Creo que ya hablamos de que los pechos de una mujer no son ninguna clase de órgano sexual, ni genital. Son glándulas y, porque crecen en la pubertad, son consideradas caracteres sexuales secundarios, como el hecho de que salga vello púbico, se ensanchen las caderas o a los hombres les salga vello facial. No son órganos reproductivos, sólo sirven para la lactancia (y eso es cuando el bebé ya nació). Son zonas erógenas, pero no son las únicas del cuerpo, el cuello también puede ser una. Y los hombres creen que las tetas de todas las mujeres son para su disfrute y, mira, no.

Así que si una mujer quiere enseñar su cuerpo demandado que no por ello es un objeto o está haciendo inmoral, está bien: tiene todo su derecho. Y puede, además, ser feminista.

«¡No exageren, ya son todas feminazis!»

I'm completely calm

Las feminazis no existen, sin mi animal mítico preferido, porque una gran parte del mundo las cree reales. Pero bueno, yo le pierdo el respeto a cualquier hombre que use feminazi para referirse a una mujer de manera seria, me da tristeza que una mujer lo haga, porque anda haciéndole los mandados al patriarcado, me desespera, que una mujer se lo reapropie, porque cuando lo hace insulta a otras mujeres (las judías, las racializadas, las lesbianas, las trans), pero ya aprendí a lidiar con a existencia de ese insulto: bloqueo cuando lo usan.

El problema es ese «¡No exageren!», que muestra muy poco esfuerzo por entender por qué las mujeres estamos enojadas o nuestro entorno. Además, desvía el foco de la conversación a la manera en que hablamos de feminismo, no a nuestras quejas en sí, que son lo importante. Pero bueno, de eso ya hablamos en Quéjate bonito, es fiscalización de tono. También deja ver una terrible dejadez de entender nuestro punto de vista y nos encasilla a todas las feministas en un sólo grupo, aun cuando hay miles de corrientes y puntos de vista.

En fin, esos fueron los cinco argumentos preferidos de los machos en internet. Por supuesto, internet es un mundo donde, bien que mal, podemos controlar más o menos la manera en la que interactuamos con la gente y que no es, en ningún caso, una represetanción completa del mundo en el que vivimos (sólo representa la parte de la población que tiene acceso a él). Pero tiene una ventaja para todos los trolls: el anonimato. Porque aunque estos cinco argumentos son motivo de mofa algunas veces, hay otros que escupen y teclean amenazas de muerte, de violación con todo e imágenes, sin ningún descanso a otras feministas. Ser una mujer en internet y asumirse feminista no es siempre bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s