Nuevas empresas dirigidas por Mujeres

Comenzar a representar a Pepe como mi proyecto de vida es una de las maneras en las que me he podido desempeñar de manera empoderada como persona y como profesionista. Muchas mujeres encuentran en el desarrollo de nuevos negocios la capacidad de gozar los Derechos Humanos. Seguir leyendo

Anuncios

El pequeño clasista que llevas dentro

¡Hola! Vengo a hablarte de un ser que está dentro de ti y del que igual y no eres consiente. A la mejor sí y estás intentando erradicarlo. Este ser se llama “El pequeño clasista que llevas dentro” y es el que te hace discriminar a la gente pobre aunque a veces no te des cuenta y no darte cuenta de que tienes miles de privilegios por no ser de una cierta clase social que, al menos, te hace llegar a fin de mes sin tener carencias. Esa criatura es escurridiza, se esconde, no quiere que la descubras, pero a veces ahí está, justo cuando no te das cuenta. Seguir leyendo

Las mujeres y la sitcom

…o una breve historia de cómo me río y luego digo «verga, eso estuvo bien sexista».

No voy a negar que en mi vida me he reído de mierda sexista. Primero porque se me hacía normal. Luego porque igual el chiste era una mierda pero como que lo contaban bien pero al final seguía siendo una mierda y se me quedaba una sensación rara en el estómago. Luego porque, bueno, la mierda que estaba viendo era un producto de su época (vaya si lo era) y fingía no sentirme demasiado mal porque me daba risa. Total. Que el que esté libre de pecado tire la primera piedra, dijo Jesús (más o menos así, no me sé el original) y pues nadie lo estaba. Así que en parte esta entrada está escrita para hablarme a mi misma y decirme «ey, aléjate de la mierda». Seguir leyendo

«No me interesa tu opinión»: el acoso callejero

Un día cualquiera estaba yo caminando por el centro cuando un hombre tuvo a bien decirme cómo me cogería con toda la vulgaridad del mundo. Mi mamá lo vio, porque iba conmigo, y se puso roja de enojo. Otro día, estaba yo en la escuela cuando me chiflaron como si yo fuera perro porque llevaba una falda. Otro día más, estaba yo caminando por la calle en San Miguel de Allende cuando dos adolescentes manejando una cuatrimoto a los que les sacaba, al menos, cinco años, decidieron que me iban a tocar el claxón y a gritarle a mi mamá que yo le había salido muy bien (volvió a ponerse roja de furiosa). Seguir leyendo

La friendzone o «no, no estoy obligada a salir contigo porque eres bueno»

Muchas gracias a @LauraVinicola, @SeleFemiFriki,  y  por  los ejemplos y los links que me pasaron.

Odio que, la mayor parte de las veces que la gente habla de la friendzone, se refiera a pobres soldados caídos en batalla porque las mujeres somos unas desgraciadas hijas de… Lo odio. Me pone fúrica. Ya sé que a veces las mujeres dicen que han sido arrojadas a la friendzone (¡pero no los veo a todos culpabilizando a esos hombres que rechazaron salir con ellas!) y que hay mil y un historias, pero en general odio los malditos memes de la friendzone y casi todo el concepto. Se me hace que sólo sirve para (1) decirle a las mujeres con quien deben salir y (2) culpar a las mujeres que eligen no salir con ustedes porque les salió de los bajos fondos, básicamente. Seguir leyendo

Más comedia y más feminismo

Es un mito comúnmente extendido que las feministas carecemos de sentido del humor, pero la verdad es que el hecho de que no nos riamos de los pésimos chistes que hacen los machos de hoy en día no tiene nada que ver con carecer del sentido del humor. Es porque los chistes son malos, misóginos, clasistas y no nos da la gana reírnos de esas pendejadas, con todo respeto (o no, ya dejen de hacer chistes misóginos, estamos en el siglo XXI). Pero bueno, tenemos sentido del humor. Ya había dicho eso en otra entrada llamada Comedia y feminismo donde compartí varios videos en inglés y en español. Así que aquí vamos otra vez. Comedia feminista, esa que tanto le hace falta al mundo. Seguir leyendo

Quéjate bonito, por favor

Se hacen más cambios siendo positivo, dicen; no importa lo pisoteados que estén tus derechos humanos y lo enojada que puedas estar ―enojo más que válido, además―: tienen el descaro de decirte que podrías hacer más si no hablaras con la boca llena de resentimiento. Total, ¿qué sabemos todos sobre tu resentimiento y tu enojo? La empatía no es el fuerte de la sociedad. Así que no importa cuánto hayan pisoteado tus derechos humanos, al final lo único que importa es que cuando te quejes, lo hagas bonito, con una sonrisa en la cara, sin enojos y nada de resentimiento. No vaya a ser que vayan a ignorar toda tu ―más que válida― queja por el tono en el que se dice. Seguir leyendo

¿Por qué #AbortoLegal?

El 29 de junio ―hace apenas unos días―, la Suprema Corte de Justicia en México rechazó el proyecto de amparo que pretendía despenalizar al aborto a nivel nacional ―o sea, que no fuera delito―. Me hubiera gustado que la noticia fuera al revés y despertar con la noticia de que las mujeres por fin pueden decidir sobre sus cuerpos en todo el país para entrar ya por fin al siglo XXI, que tanta falta nos hace, pero ese no fue el caso. En Argentina, por los mismos días, también se estaba debatiendo y volviendo a debatir. Igual yo lo tengo muy claro y siento que no se debería debatir más porque es ridículo que alguien pretenda legislar sobre el cuerpo de la mujer y sobre su libertad sexual y reproductiva… pero como la moral en la cuestión del aborto es más bien gris, me estoy molestando en escribir esto. Sí, estoy a favor del aborto. Seguir leyendo

Feminismo 101: La cultura de la violación

Sí, es algo real. Hace apenas unos días, un estudiante de Stanford fue sentenciado a sólo seis meses por violar a una chica mientras ambos estaban borrachos. El nombre del chico es Brook Turner, escribió una carta donde culpaba a la party culture de Stanford y no tomó ninguna clase de responsabilidad. Más bien jugó el papel de víctima, diciendo que le habían arruinado la vida. Su víctima le respondió con una larga carta recordándole que, a pesar de que todos estaban borrachos, él fue el único que decidió abusar sexualmente de ella y como él sí le había arruinado la vida a ella. En parte, esto fue lo que me empujó a escribir esto. La cultura de la violación o rape culture es algo real, existe, la puedes ver todos los días. Seguir leyendo

Los «privilegios» de ser mujer

Muchas veces me han dicho que ser mujer tiene privilegios. Que nos tratan mejor. Muchas veces, al lado de esa afirmación, viene la de que el feminismo ya no tiene sentido porque tengo privilegios como mujer (exclusivamente). La idea de esta entrada nació a raíz de un hilo que la maravillosa @TheAnitaAlvarez publicó en Twitter después de que ambas leyéramos un artículo que negaba la existencia del patriarcado y afirmara que el feminismo no servía para nada porque hombres y mujeres ya éramos iguales. Pues bien, me puse a pensar, si las mujeres tenemos privilegios, ¿cuáles son? Seguir leyendo